Tel: 54 11 4833-3982  |  info@infovenas.com.ar

    Úlcera Hipertensiva o de Martorell

     

    Las úlceras hipertensivas o de Martorell, se presentan en los miembros inferiores, son más frecuentes de lo que se las diagnostica, ya que el mismo es poco tenido en cuenta.

    Martorell describió los primeros cuatro casos de esta entidad clínica en 1945, y la literatura refiere a estas úlceras como úlceras de Martorell.

    Se presentan tanto en hombres como en mujeres, a predominio de éstas últimas.

    Clínicamente comienzan como lesiones rojizas en la piel, que pronto evolucionan a manchas oscuras, dando por resultado una úlcera de bordes netos.

    Es una úlcera hipertensiva superficial y esta localizada en el área supramaleolar externa (cara externa de la pierna, arriba del tobillo), en el tercio medio de la pierna, estando asociada con una hipertensión arterial severa, rebelde al tratamiento sin obstrucción arterial y con presencia de pulsos perceptibles.

    Es una úlcera muy dolorosa, de bordes netos, rodeada por tejido necrótico (muerto) y con pobre tejido granulación (cicatrización).

    Son el resultado de la isquemia (falta de irrigación de sangre arterial) causada por lesiones de las arteriolas y de la microcirculación, como el engrosamiento de la túnica media de la arteriola, lo que provoca estenosis del lumen (estrechamiento de la luz del vaso). Si la obstrucción arteriolar es severa, da como resultado isquemia local y úlcera, por la falta de irrigación de sangre oxigenada.

    La coincidencia de la diabetes en el paciente agrava el cuadro significativamente.El diagnóstico de la úlcera hipertensiva se debe basar en existencia de la hipertensión arterial, ausencia de la obstrucción arterial (pulsos periféricos palpables); ausencia de insuficiencia venosa, presencia de una úlcera superficial en el área antero-externa de la pierna en el tercio medio; y el aspecto de las lesiones. Ambas piernas se puede afectar simultánea o secuencialmente.

    Las técnicas agresivas de desbridamientoaumentan la necrosis (muerte celular), dando por resultado un crecimiento de la lesión debido a la imposibilidad de los tejidos de iniciar la cicatrización, establecer mecanismos bacteriológicos de defensa, y responder adecuadamente a la intervención traumática del desbridamiento.

    El tratamiento consiste, principalmente en el control de la hipertensión, el incremento de la perfusión local de los tejidos y el injerto de piel.

    El tratamiento de la hipertensión se indica para detener o retardar el futuro progreso de la enfermedad subyacente. Las pequeñas úlceras, de3 a 4cm de diámetro, a menudo cierran con tratamiento conservador, pero las úlceras grandes deber cerrarse quirúrgicamente usando injertos de piel, que deben cubrir completamente la superficie.

     

    Más en esta categoría: « Úlcera Venosa Linfangitis »
    isologoabajo 01

    Malabia 2208 | Planta Baja
    C.A.B.A | C.P. 1425
    Tel: 54 11 4833-3982
    info@infovenas.com.ar
      

    Rosales 381 | Ramos Mejía | Pcia. de Buenos
    Tels: 4469-1759 4464-1822 3530-9609

    Aviso


    La información proporcionada en este sitio está dirigida a complementar, no a reemplazar, la relación que existe entre un paciente o visitante y su médico actual. "Este sitio web tiene espacios publicitarios. Los mismos son remunerativos y ayudan a financiar el sitio."

    facebookinstagram

    Copyright © 2018 Dr. Ricardo Gruz. Todos los derechos reservados. Diseño: Super Diseño Web